Espectacular migración

LA MILENARIA MARIPOSA MONARCA LLEGA A EDOMEX Y MICHOACÁN

revista4Q / 09 de 11 2017 / Por Por redacción 4Q

Como cada año, los bosques templados del Estado de México y Michoacán, se visten de millones de mariposas monarca, esto debido a su puntual y admirable llegada en el mes de noviembre. 


Estos lepidópteros a pesar de ser un insecto pequeño y de aparente fragilidad, realizan un recorrido de más de 8,000 kilómetros de distancia desde el sur de Canadá y norte de Estados Unidos para así arribar a territorio mexicano y protegerse el crudo invierno del norte.


La mariposa monarca es un pequeño insecto cuya envergadura mide de 8.9 a 10.2 centímetros. El macho es más grande que la hembra, tiene las venas más delgadas y cuenta con una bolita negra sobre las alas traseras.


Esta espectacular migración, da inicio a finales de agosto y llegan al centro del país a principios de noviembre. Durante su camino, vuelan diariamente entre 120 y 160 kilómetros. Una vez instaladas en los diferentes puntos donde se concentran, la mariposa monarca permanece en México hasta marzo, durante este periodo la monarca se concentra en los arboles de oyamel y pino, los cuales les proporcionan las condiciones necesarias para que puedan alimentarse, crecer y protegerse del invierno. Una vez completado este cometido, vuelven al norte en la época de primavera para reproducirse.


La mariposa hembra, coloca los huevos durante la época de migración y pueden tener hasta unas 300 crías aproximadamente. Viven 4 días como huevos, 2 semanas como orugas, 10 días como crisálidas y de 2 a 6 semanas como mariposas.


Los principales estados por donde pasa la monarca son Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, Querétaro, Aguascalientes, Guanajuato, San Luis Potosí, Hidalgo, Estado de México y Michoacán, siendo estos dos últimos los lugares en donde se concentra en mayor cantidad. 


Una de las áreas protegidas más importantes para la llegada de la monarca, es la denominada Reserva de la Biosfera, la cual está conformada por más de 16,100 hectáreas, esta comprende los municipios de Contepec, Senguío, Angangueo, Ocampo, Zitácuaro y Áporo, en Michoacán; así mismo Temascaltepec, San Felipe del Progreso, Donato Guerra y Villa de Allende, en el Estado de México.


No obstante, un viaje tan largo implica muchos peligros para la pequeña mariposa, la cual tiene que afrontar amenazas como el cambio climático, los parásitos, el uso de pesticidas y principalmente la tala inmoderada de los árboles de pino y oyamel.


Sin embargo, expertos apuntan que la reducción de esta hermosa mariposa ha tenido una pérdida de hasta un 27% de ellas. Factores como el cambio climático y la tala inmoderada son su mayor amenaza. 

Así mismo se teme que no puedan completar su destino del sur y mueran debido a las temperaturas bajas y la falta de alimento. Las monarcas llegan generalmente a México en el mes de noviembre, no obstante en sitios como el parque nacional Point Pelee en Canadá, se han reportado alistamientos inusuales de la mariposa durante esta época. 

 


Por lo tanto, como amantes de la naturaleza debemos entender que la presencia humana irresponsable es suficiente para desencadenar un proceso de destrucción, por ello se exhorta al público en general que acude a presenciar este grandioso espectáculo, que tome las medidas necesarias para que la supervivencia de este migratorio insecto no se vea perjudicado por los diferentes factores que alteran su población. Es necesario contribuir a que su población no se vea reducida. Es necesario no tirar basura, hacer uso consiente de los recursos naturales y reducir la tala inmoderada.