EL EXPERTO QUE AVALÓ; AL RÉBSAMEN, AHORA

Revista 4Q / 04 de 10 2017 / Por GUSTAVO CORTÉS CAMPA

El terremoto del 19 de septiembre puede ser el detonante que saque a la luz los manejos en cuanto a permisos de construcción, uso de suelo, inspección de obras y contubernios con firmas constructoras. Por lo pronto, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda -¡Con su edificio principal cerrado por daños!- oculta datos indispensables para que los damnificados puedan sustentar demandas contra constructoras y funcionarios, con un "fallo informático" que impide acceder a la información sustantiva en la página oficial de la dependencia.





Una paradoja cruel: la oficina capitalina encargada, precisamente, de vigilar el cumplimiento del -muy riguroso- reglamento de construcción, cerró sus puertas porque fue declarada con daños que impiden su funcionamiento. De inmediato se suspendió la atención al público, no sólo en ventanillas, sino en Internet. La página fue reactivada días después, pero los datos respectivos a permisos de construcción, uso de suelo, modificaciones en edificios y otros detalles, "no están disponibles".





Y en todo esto, se supo que Francisco Arturo Pérez Rodríguez, el ingeniero que avaló el funcionamiento del Colegio Enrique Rèbsamen al firmar los documentos de seguridad estructural, en julio y septiembre de 2014, válido por cinco años, donde se asienta que "tras una inspección ocular, se confirmó que el plantel está en perfecto estado", desde el mismo día del sismo y a la fecha, se encarga de revisar y dictaminar acerca del estado de escuelas en la capital del país.





Pérez Rodríguez tiene licencia de "perito estructural" expedida por la Seduvi con registro C/ SE 0128, con vigencia hasta 2018.





Este mismo perito se presentó el pasado 26 de septiembre en el Colegio Greenland Panamerican School, en la delegación Benito Juárez, para una inspección y emitir un dictamen pericial de seguridad estructural. Pero al confirmarse que era el mismo que avaló las condiciones del Rébsamen, donde murieron 19 niños y seis adultos, los padres de familia rechazaron el dictamen, por lo que el colegio solicitó nuevo peritaje.





Pero el Colegio Greenland había esperado tres días la visita del perito, porque tenía citas previas en otras escuelas.





Según comunicado oficial de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, la investigación que vincula al Director Responsable de Obra (DRO), Juan Mario Velarde Gámez, a Juan Apolinar Torales Iniesta, y al mismo Pérez Rodríguez, como corresponsables de seguridad estructural, podría una sanción de seis años de prisión y la suspensión de la licencia.





LA SEDUVI AUTORIZÓ FÉRETROS EN LUGAR DE APARTAMENTOS Y OFICINAS





El terremoto del 19 de septiembre derrumbó 47 edificios y declaratoria de daños estructurales en casi tres mil. Fueron evidentes las fallas y corruptelas en diversas instancias del gobierno capitalino, como delegaciones y en el gobierno central, específicamente la Seduvi, donde se habrían autorizado construcciones de edificios de oficinas y apartamientos de vivienda familiar, como auténticos féretros donde encontraron la muerte a poco más de 260 personas.





En el Colegio de Ingenieros Civiles se puntualizó: "El reglamento de construcción de la capital es el más estricto del mundo... el problema está en la inspección y la autorización de construcciones en terrenos inadecuados y sin cumplir las especificaciones reglamentarias".





Así las condiciones, el "fallo informático" declarado por la Seduvi, dio lugar a una marea de sospechas sobre una altamente posible manipulación y omisión de la información tan delicada que exhiba y comprometa a varios niveles burocráticos y políticos que autoriza, supervisa e inspecciona las construcciones.





Eso afecta sensiblemente el interés de cientos de familias que se quedaron sin casa y que buscan activar recursos jurídicos para demandar a constructoras y a responsables de obras en posibles casos de corrupción y/o negligencia.





El fundador del Colegio de Ingenieros Civiles, Florencio Hernández del Ángel se refirió a la "caída del sistema" y dijo: "Esto no es otra cosa que una forma de obtener tiempo para tapar todos los hoyos de corrupción que existen donde se ha privilegiado el compadrazgo y tal vez los negocios oscuros".





DENUNCIA DE PERSONALIDADES





Un grupo de personalidades relevantes, entre líderes de opinión, académicos, ingenieros y abogados, interpusieron una denuncia ante la Procuraduría capitalina para determinar el grado de responsabilidad de firmas constructoras y funcionarios públicos "en caso que la tragedia sea consecuencia de ilegalidades, omisiones y/o faltas de servicios públicos".





El pliego de denuncia presentado, entre otras personalidades, Jacqueline Peschard, Mariclaire Acosta, Maria Amparo Casar, Carlos Elizondo Mayer-Serra, Federico Reyes Heroles y Edna Jaime, señala que "debe averiguarse hasta qué punto las autoridades de la ciudad de México, firmas constructoras, inmobiliarias o los peritos, están involucrados en el delito de homicidio culposo, así como las posibilidades de fraude específico, por materiales de construcción defectuosos o que incumplen con los estándares mínimos para la edificación de estructuras en la capital".





Abundan en que "el objetivo es brindar herramientas a los afectados por el sismo, y lograr la reparación del daño que hayan sufrido y sentar como precedente en la ciudad, para que la propiedad sea segura, que se construya de acuerdo a lo ordenado por el reglamento de construcción de la ciudad, y que la corrupción e ilegalidad no se traduzca en pérdidas de vidas, lesiones y daños a la propiedad".





LAS EMPRESAS PAGAN A LOS INSPECTORES





El titular de la Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez Gutièrrez, admitió que "el hecho de que las constructoras sean las que pagan a los inspectores de obras, es una situación que debe someterse a revisión".





Añade que "es un tema que tenemos qué revisar... si podemos aplicar un modelo diferente en el que tengan más autonomía para que verdaderamente actúen con autoridad".





Esas sorprendentes declaraciones del titular de la Seduvi revela crudamente la alta vulnerabilidad de los habitantes de la ciudad de México que decidieron comprar un apartamento con base en dictámenes de seguridad estructural, por lo menos, muy sospechosos.





Pero también es factor de indignación ciudadana que el ingeniero que dio amplio y sólido aval al edificio del Colegio Rebsamen, en estos precisos momentos se encuentre visitando escuelas para elaborar dictámenes se seguridad estructural y que pueda así la SEP autorizar el regreso a clases.





Un regreso a clases con la sombra de unos dictámenes muy sospechosos.