JOSÉ CRUZ

"UNA RAZÓN PARA VIVIR" (1ra. Parte)

Revista 4Q / 16 de Febrero 2017 / Por Por Víctor Olivares Quarenta/ fotos Felipe Olivares Quarenta

Real de Catorce es una banda de blues nacida de las entrañas vertientes del compositor y bluesista José Cruz Camargo Zurita, poseedor de un talento musical y poético que inició así golpeando el silencio en todas sus partes, haciendo ecos mágicos en los paisajes del alma de quienes se prendieron al tren de un sueño que nace en 1982; sueño en el que el blues es el antídoto perfecto, sueño en el que la cosmovisión marakame (Huichol) es tan antigua y real, sueño que lo llevo a peregrinar por los acordes de su guitarra, por los sonidos de sus armónicas vibrantes en resistencia, para concluir en su canto, ese mismo sueño en el que José Cruz se aventuró creyendo que todo es posible.

Desde ese momento al poeta y a sus reales no les importa nada más que la idea de su magia y su propio hechizo. Así es Real de Catorce cuyas composiciones musicales, sumadas a las liricas poéticas, lograron darle identidad nacional al género afroamericano; convirtiéndose así en un grupo muy respetado, considerado de culto y en el principal exponente del blues en México.

En 1965, Camargo inició componiendo sonetos. Tiene 10 años de edad: y ya ha leído algunos clásicos literarios del siglo de oro español que se encuentran en su casa, años más tarde ingresa a estudiar en la Escuela Superior de Música. No obstante a los 17 años de edad abandonó, la casa de sus padres por un acto meramente de rebeldía y refiere: " Me salí de la casa de mis padres muy chico, anduve en la calle dos años, ahí fue cuando me clave y empecé a hacer mis propias canciones , el hecho de tener el ritmo la cadencia y conocer características y reglas del soneto, me sirvió mucho para entender cómo hacer canciones; entonces empecé a componer canción política, ya rosando el género blues, en ese tiempo me invitaron los del SME y otros que estaban en huelga, ahí me presentaba como solista con mi guitarra y la armónica"

"Asimismo llegué a tocar en las peñas, varias veces me bajaron pues decían que el blues era música imperialista, pero ellos? se tomaban su Pepsi (ríe sarcásticamente y continúa) era absurdo, había una especie de politicismo y una falta de entendimiento de donde viene el blues, y claro es un acto artístico pero eminentemente político, es un canto de insurgencia, de rebeldía totalmente y cuando lo denostaban era notable la contradicción"

No obstante, antes de los 80´s, José Cruz viajó a Austin, Texas, dónde acompañó al bluesista Mr. "O", tocando la armónica, hecho que también le permitió conocer a figuras que estaban haciendo historia en los Estados Unidos como: Papa John Creach, y Taj Mahal a lo que comentó: "Toqué con ellos, fue un agasajo conocer de primera mano esta raíz negra". Esa experiencia marcó su camino y remozó el sueño de su vida: hacer blues. A su regreso a México forma un grupo junto a Jaime López y Jorge Cox Gaitán "Empezamos una gira hasta Tijuana, tratábamos de conseguir equipo para sonorizar el foro Tlalpan, que estábamos fundando. En ese lugar se hacía mucha cultura ahí coincidieron entre muchos otros: Emilia Almazán, Roberto González, Eblem Macari, Jorge el "Coco Bueno", Jaime López, Cox Gaitán y caricaturistas como Manuel Ahumada y Rafael Barajas (Fisgón), también había presentaciones de pinturas, obras de teatro, etc. Todo era como abrir brecha, yo en esa época tocaba la armónica con Betsy Pecanins, recuerdo que el grupo se llegó a llamar commidad, que es un demonio africano que posee a los negros que les gusta el blues, los hace entrar a un éxtasis melancólico, pero de euforia, como en frenesí. Ahí empecé a generar el rollo de hacer una banda de blues y en esto incluía las composiciones que yo tenía boleros, polca y rock."

De esta manera, el Foro Tlalpan de la ciudad de México se convirtió en todo un semillero de la producción musical independiente. El poeta y su banda volvieron a hacer una gira por toda la república, siendo ellos mismos sus propios productores: "Viajábamos en las combis, cargábamos el equipo, sonorizábamos y vendíamos nuestros cassettes, entonces en una de esas giras nos tocó ir a San Luis Potosí, Matehuala y Real de Catorce; fue una bendición para mi llegar a Real, tocamos en el palenque del municipio a la gente les gustó mucho el concierto , recuerdo que yo tenía un poema que decía "Bienvenido al señor de los milagros" se sintieron alagados, después yo le pedí a las autoridades del municipio que me otorgaran el nombre".

Así pues, para José Cruz, Real de Catorce es un lugar sagrado, un estado de conciencia, un patrimonio espiritual que representa a los huicholes, a los ritos de peyote y sus danzas. Secretos poéticos puros, y refiere: "El hecho de que la banda lleve el nombre de este pueblo, para mí es un orgullo porque incluye todos los motivos tradicionales, culturales, filosóficos y cosmogónicos, pues es una cultura que guarda mucho sus raíces, aun así ellos tienen mi música eso me hace sentir alagado y simplemente llevar el nombre de Real de Catorce es un compromiso muy fuerte"

Más tarde, Real de Catorce consiguió una gira para tocar en Rusia (ex Unión Soviética) esto fue una excelente oportunidad para expresar un blues con identidad propia "Nos fuimos un mes, antes yo les dije a los que conformábamos la banda que en cinco años, si funcionaba esto le seguíamos, sino pues cada quien por su camino. Pero ahí, en la ex Unión Soviética, me di cuenta que gusto mucho, sonaba muy chido, allá tocamos todo el blues en español, con personalidad propia, de un contexto de cultura mexicana. Ya de regreso en México presentamos el primer cassette de real en la ciudadela y ahí lo vendíamos, entonces empezaron a presentarse personas que nos ofrecían contratos leoninos con los cuales querían amarrar al grupo, entonces nos fuimos con la filosofía de ser independientes, que después la asumieron los artistas comerciales cuando les empezó a ir mal"

Y continua: "Tuvimos una experiencia con Discos Musart, pero no funciono, les quedó grande el proyecto Real de Catorce y abrieron un sub-sello con el que nos quisieron poner una productora. Nosotros llegamos con nuestro equipo de producción y les dijimos sabemos hacer discos, vamos a traer a nuestra gente, ustedes pongan el presupuesto, ahí hicimos el disco Contraley, ellos nos transmitían en estaciones de radio donde había música grupera eso dejaba ver que la disquera no sabía ni que chinga tenía en sus manos, decidimos que pronto terminara el contrato y a la chingada regresamos a la independencia"

Posteriormente, cuando el grupo estaba en la grabación del disco Cicatrices, fue invitado a la ciudad de Chicago para presentarse en el Festival Internacional de las Ciudades Hermanas. Este segundo viaje por Estados Unidos los llevo a tocar en lugares como el Buddy Guy Legends, el Rose´s lounge entre otros, a lo que José Cruz refirió: "Estos son lugares emblemáticos, catedrales del blues, donde tocamos blues en español y la gente nos respondió muy bien. Ahí ha tocado gente como: Di Piazza, Steve Ray Vaughan, BB King, Muddy Water, todos los chidos. Una ocasión tocamos después de Magic Dick, para mí fue un honor tocar en estos lugares, fue una gran experiencia, posteriormente llegamos a México a terminar el álbum "Cicatrices", yo traía un bagaje muy rico de como percibí el blues allá, un año después hicimos un nuevo disco titulado "Nueve" representado con un caracol: el Nautilus que simboliza la perfección, el espiral, entonces aparecieron los síntomas de la enfermedad que padezco..."